Los padres y madres primerizos viven en un constante mar de dudas. Una de las más frecuentes es si deben hervir el agua de los biberones siempre, incluso cuando se utiliza agua mineral embotellada. En este artículo encontrarás la solución a tu pregunta. ¡Puede que te sorprenda!

 

¿Es necesario hervir el agua para preparar un biberón?

Tus padres, tus amigas, los miles de comentarios en foros de Internet… Aunque en cada persona descubrirás una respuesta distinta según su experiencia, comprobarás que varias veces se repite la siguiente afirmación: el agua del biberon hay que hervirla.

¿A qué se debe? A que la mayoría de los fabricantes de leche en polvo aconsejan hacerlo. La razón es muy sencilla: no pueden asegurar que, durante el proceso de fabricación, no haya quedado alguna bacteria contaminándola. Por tanto, es una manera de curarse en salud: si hierves el agua, sirve como remedio para acabar con las posibles bacterias. Esto significaría que, en principio, habría que hervir tanto la embotellada como la del grifo. 

¿Qué dice la OMS sobre hervir o no el agua?  

La Organización Mundial de la Salud ha redactado un documento donde explica cómo deberían prepararse los biberones, pero no hace mención específica a esta idea. De hecho, señala que el agua hirviendo no es imprescindible en la preparación. Es más, define como válidas tanto el agua embotellada como la del grifo (siempre que sea potable en tu zona). 

Entre las recomendaciones que sí aporta la OMS se encuentran las siguientes:

  • La superficie donde vayas a preparar la toma tiene que estar desinfectada.
  • Debes lavar tus manos con agua y jabón, y secarlas con un paño desechable.
  • El biberón debe estar limpio. No es necesario que lo esterilices; fregándolo con agua y jabón, o simplemente dejándolo en el lavavajillas, será más que suficiente.
  • Agrega la leche en polvo en función de las recomendaciones del fabricante.
  • Cierra el biberón y agítalo suavemente hasta que se vaya homogeneizando la mezcla.

La Asociación Española de Pediatría tampoco ha especificado que hay que hervir el agua de los biberones. Pero, si te quedas más tranquila haciéndolo, recuerda que la ebullición no debe superar los cinco minutos. Solo uno te será suficiente.

 

¿Hay que hervir el agua de los biberones si es mineral?

Ya sabes que tu bebé tiene un sistema inmunitario menos desarrollado que el de los adultos, por lo que es propenso a padecer infecciones de parásitos o microorganismos con una dosis infectante mucho menor. Por ello, y teniendo en cuenta que los lactantes necesitan una alta cantidad de agua diaria, este punto tiene especial relevancia para los papás y mamás. 

Cuando se utiliza agua mineral como la de Fuentes de Lebanza, no es necesario hervir el agua de los biberones. Esto se debe a que, durante el proceso de obtención, embotellamiento y comercialización, queda totalmente aislada de todo tipo de bacterias y microorganismos. Además, es mucho más pura y, por ende, más sana que el agua del grifo. 

Solo necesitarás calentarla lo suficiente como para que la cantidad de polvo recomendada se disuelva correctamente. Puedes hacerlo al baño maría o poniendo el biberón bajo un caudal de agua caliente. Lo que sí se desaconseja es el microondas, pues suele dejar unas zonas más calientes que otras. Te decantes por la opción que te decantes, prueba siempre la temperatura de la leche en tu muñeca antes de dársela al pequeño. ¿La ideal? 36 ºC.

Como puedes comprobar, con el agua mineral de Fuentes de Lebanza no tendrás que hervir el agua de los biberones. Eso sí, recuerda las recomendaciones de los expertos y no olvides limpiar el recipiente antes y después de cada uso para proteger a tu bebé.