No cabe duda de que los efectos más positivos del agua mineral son aquellos que se notan por dentro, en nuestro organismo y en nuestra salud. Pero las aguas minerales de calidad también pueden ayudar a nuestro aspecto externo, mejorando por ejemplo el brillo y la hidratación del pelo. En este post desvelamos un secreto de belleza que quizás te cambie la vida: ¿cuáles son los beneficios del agua mineral en el cabello?

 

Los efectos de la dureza del agua sobre el pelo: ¿mito o realidad?

¿Has escuchado alguna vez eso de: “cuando me voy de viaje noto que mi pelo está diferente”? Incluso es posible que te haya pasado a ti personalmente. Y es que la composición del agua del grifo varía dependiendo de la ciudad en la que nos encontremos, y esto influye en el estado de nuestro cabello. Según el grado de dureza del agua, notaremos el pelo más o menos hidratado, sedoso y brillante.

 

Calcio y cal, dos de las sustancias que más resecan el cabello

En este punto es muy importante el agua de partida. En aquellas zonas en las que el agua del grifo se obtiene directamente del mar, esta suele tener un elevado grado de dureza y una altísima concentración de minerales. Aunque después se filtre y pase por una desaladora, nunca será igual que un agua que sea más blanda de entrada.

Es muy complicado conseguir un agua de red homogénea y equilibrada en cuanto a mineralización. Hay otros lugares en los que el agua del grifo viene con un alto contenido en calcio o cal, dos de las sustancias son las que más resecan el cabello. Por eso si nos lavamos el pelo con ella, lo notaremos más seco que de costumbre.

 

Aguas duras, más gasto de champú

Otro de los efectos directos de la dureza del agua en nuestra rutina de cuidado capilar se nota a la hora de aplicarnos el champú. En aguas muy duras, a partir de 100 o 150 ppm CaCO3, el jabón provoca que las sales de calcio y magnesio precipiten, lo que dificulta la formación de espuma.

Esto entorpece el trabajo de limpieza y el aclarado, dejando residuos en el pelo que inevitablemente matan su brillo y su vitalidad. Además el gasto de champú es mucho mayor.

 

Lavarse el pelo con agua mineral: el truco de los expertos

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que los expertos en peluquería y salud capilar recomienden realizar el aclarado final del cabello con agua mineral. Al ser mucho más equilibrada en cuanto a minerales, ayuda a eliminar los restos de dureza del agua anterior y a mantener el equilibrio del pH del cuero cabelludo. Si lo haces habitualmente los resultados empezarán a ser definitivos y tu pelo se verá mucho más suelto e hidratado. 

Para notar todos los efectos del agua mineral en el cabello, se recomienda que esta no esté ni muy caliente ni muy fría. El agua templada (más bien tirando a fría) ayuda a activar la circulación sanguínea y cierra la cutícula del cabello evitando que se abran las puntas.

 

Beneficios del agua mineral sobre el cabello: hidratado por dentro y por fuera 

Además de este particular truco de belleza, está claro que beber agua mineral nos ayuda a mantener unos niveles adecuados de hidratación en nuestro organismo, eliminando toxinas y favoreciendo la conservación de órganos como es el cuero cabelludo. Por eso uno de los principales beneficios del agua mineral en el cabello es efecto directo de nuestro bienestar interior.

Al estar bien hidratados, nuestras funciones vitales funcionan a pleno rendimiento y esto se nota también por fuera: en la piel, en las uñas… y, por supuesto, en el pelo.

Si lo notas especialmente reseco, prueba a aumentar tu ingesta diaria de agua mineral y comprueba todos los beneficios que tiene sobre tu cabello. ¡Te sorprenderán!