Si sufres de piedras o de alguna patología renal, seguro que te lo has preguntado más de una vez: ¿cuál es la mejor agua mineral para el riñón? Existen las típicas recomendaciones que en general debemos seguir para cuidar de nuestra salud a la hora de elegir qué agua beber, pero en este post trataremos de ir un poco más allá para que puedas tomar una decisión sobre qué agua mineral es mejor para el riñón sabiendo todo lo que implica para tu salud.

El primer requisito que debe cumplir la mejor agua mineral para los riñones es poseer una baja concentración de minerales. Aguas de mineralización muy débil o débil, como Fuentes de Lebanza, son idóneas para pacientes con patologías del riñón. 

 

¿Qué agua mineral debo beber para no dañar los riñones?

El agua mineral natural se distingue del resto de tipos de agua dado que la misma procede de depósitos subterráneos a gran profundidad y brota al exterior a través de un manantial, como el que utilizamos para embotellar nuestro agua mineral natural Fuentes de Lebanza en plena montaña palentina.

Estos manantiales se originan a través de la lluvia que se absorbe por la tierra y se acumula de manera natural en un estrato inferior formando un acuífero. La propia tierra hace las veces de filtro natural que elimina los microorganismos y las sustancias perjudiciales.

Los minerales procedentes de las rocas que forman estos almacenes naturales de agua son los encargados de aportar todas las sales minerales que incluye en su composición el agua que luego brota al exterior y se embotella sin tratamiento ni contacto alguno con el exterior, lo que nos garantiza que llega a nuestras casas tal y como se encuentra en la naturaleza.

Los urólogos y médicos especializados en la función renal consideran el agua mineral buena para el riñón dado que contribuye a que nuestro cuerpo alcance el nivel de hidratación que necesita para así evitar enfermedades como la litiasis renal (también conocida como las piedras en el riñón), una patología muy molesta y dolorosa. 

 

La mejor agua mineral para los riñones debe ser de mineralización débil

Es posible distinguir tres tipos de agua mineral natural según la “cantidad de residuo seco” (esto es la cantidad total de sales minerales presentes en el agua en forma de carbonatos, bicarbonatos, cloruros, sulfatos, nitratos, sodio, potasio, calcio o magnesio) en su composición.

  • Agua de mineralización fuerte: Con una composición de residuo seco superior a 1500 miligramos por cada litro.
  • Agua de mineralización débil: Este grupo se compone de aquellas que contienen menos de 500 miligramos por litro en residuo seco.
  • Agua de mineralización muy débil: En este tipo se incluyen todas las aguas minerales con una cantidad de residuo seco inferior a los 50 miligramos por litro. Lo que hace de esta opción la mejor agua mineral para el riñón.

Al tener una concentración menor en minerales, nuestro organismo procesará mejor aquellas aguas con mineralización muy débil, ayudando así al funcionamiento de los riñones y aportando un efecto diurético muy beneficioso frenando la liberación de la hormona ADH que perjudica nuestra salud renal.

 

Agua mineral para los riñones: ¿a qué enfermedades me expongo?

La hidratación es una necesidad para la vida, pero si bien el cuerpo regula su necesidad de agua a través de la sed, para un correcto funcionamiento del organismo es necesario beber agua y eliminarla correctamente. 

Para ello, los riñones son los encargados de desechar y eliminar las toxinas que se acumulan en nuestro organismo y para evitar la aparición de enfermedades en los mismos, es vital que nuestra ingesta de agua sea suficiente.

En muchos casos, el no beber suficiente agua puede derivar en algunas enfermedades como:

 

Cálculos renales. Las temidas “piedras en el riñón”

Las causas de aparición de la litiasis renal o nefrolitiasis son múltiples y muchas veces a los factores genéticos se le suman los factores ambientales: alteraciones en la dieta, vida sedentaria, alteraciones metabólicas etc. Se basa en la formación de piedras en el riñón por la concentración de sales minerales que se solidifican. Una buena forma de evitar su formación es el consumo de la cantidad de agua diaria recomendada (en adultos, entre dos o tres litros diarios).

 

Infecciones de orina

Una falta de la hidratación diaria también aumenta las posibilidades de sufrir infecciones de orina y cistitis dado que aumenta el riesgo de que las bacterias se adhieran a la vejiga y a los conductos urinarios.

En España se calcula que aproximadamente el 11% de la población adulta padece o padecerá algún tipo de enfermedad renal crónica. Cifra que se prevé aumente en los próximos años considerando el estilo de vida actual.

 

Fuentes de Lebanza: un agua mineral buena para el riñón

Nuestra salud y la de los nuestros debe ser siempre nuestra máxima prioridad, por ello es muy importante contar en nuestro día a día con la mejor agua mineral para el riñón y el resto de órganos que necesitan unos niveles adecuados de hidratación para asegurarnos una salud de hierro.

En Fuentes de Lebanza somos muy conscientes de esto, y por ello sólamente comercializamos la mejor agua mineral para los riñones y para el resto del cuerpo, de mineralización débil e indicada para cualquier dieta y con una baja concentración de minerales como el sodio lo que la hace adecuada para personas con problemas cardiovasculares e hipertensos.

Además su pH alcalino y su alta concentración en calcio y bicarbonatos ayuda a mejorar la salud y prevenir una larga lista de enfermedades a la par que añade un efecto antioxidante que la convierte en una excelente opción entre las aguas minerales para los riñones.