Los análisis de sangre son una de las pruebas médicas más comunes que existen. Son imprescindibles para poder examinar si el paciente presenta alguna patología, por lo que casi todo el mundo ha tenido que hacer esta prueba en algún momento de su vida. Y precisamente por este mismo motivo, existen ciertas dudas sobre cómo prepararse para realizarla. Una de las preguntas más recurrentes es si se puede beber agua antes de un análisis.

En Fuentes de Lebanza te damos la respuesta a esta y otras preguntas relacionadas con el proceso de ayuno. Descubrirás cómo afecta beber agua a los resultados de tu analítica y te daremos algunas recomendaciones.

 

Acudir a una analítica en ayunas

Cuando nuestro médico nos manda realizar una analítica, lo primero que recomienda es estar en ayunas entre ocho y doce horas antes de la extracción. Esto significa que no se pueden consumir alimentos, ya sean sólidos o líquidos.

Pero, ¿por qué? Pues bien, respetar el ayuno es la única forma de garantizar que los resultados obtenidos sean fiables al 100%. Cuando comemos, los alimentos son absorbidos por nuestro organismo y los nutrientes pasan a formar parte del torrente sanguíneo. Por eso, ingerir alimentos durante las horas previas a una extracción de sangre puede alterar los resultados de nuestra analítica.

 

¿Puedo beber agua antes de un análisis?

Ya quedó aclarado que no se pueden ingerir alimentos, tanto sólidos como líquidos, antes de una analítica. Pero, respecto a los líquidos siguen surgiendo dudas… ¿Está incluida el agua o esta sí se puede beber?

Pues lo cierto es que el agua es la única excepción así que, sí, se puede beber agua antes de un análisis de sangre. Pero ojo, queda totalmente prohibido tomar refrescos, tés, café o bebidas alcohólicas ya que estos sí pueden variar los resultados.

No obstante, a pesar de que beber agua antes de un análisis de sangre está permitido, no debe hacerse en grandes cantidades. Lo recomendable es beber con moderación, la cantidad justa para saciar la sed. En caso de excederse con la ingesta, debes saber que los resultados finales también pueden verse afectados ya que se producirá un aumento del volumen de líquido que circula por nuestro organismo.

 

¿Cuándo se recomienda beber agua antes de un análisis de sangre?

Hay casos en los que sí es recomendable beber antes de un análisis sanguíneo. Por ejemplo en el caso de los pacientes que presentan deshidratación ya que esto también podría afectar a los valores finales, alterando el nivel de triglicéridos.

Otro factor a tener en cuenta es que el agua ayuda a que aumente el nivel de líquido en las venas. Esto hará que los vasos sanguíneos se dilaten y por tanto, su localización resulte más fácil, al igual que la propia extracción.

Pero no lo olvides, antes de una analítica se puede beber agua pero con moderación. Lo mejor es que te hidrates bien el día antes y bebas solo un vaso de agua en la propia mañana de la analítica. Finalizada la prueba ya podrás volver a comer y beber con total normalidad. Así que lo recomendable es que lleves algo de comida y una botella de agua para reponer fuerzas tras la extracción.

 

Recomendaciones previas a la extracción de sangre

Las dos cosas más importantes para garantizar que los resultados de la analítica no se vean alterados son, en primer lugar, cumplir el ayuno y, en caso de necesitar beber agua, hacerlo con moderación. Pero además, existen una serie de recomendaciones que también deberías cumplir.

  • No hacer deporte durante las 24 horas previas
  • No mascar chicle
  • No fumar, ya que influye en la cantidad de glucosa en sangre
  • Avisar si tienes tendencia a sufrir mareos durante la extracción para evitar posibles desmayos